Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Archivo / Pixabay.

Trabajo en casa: un desafío para empleados y empleadores en Colombia

Por: Carolina Bustamante 

“Un país que no estaba preparado para que el 80% de sus trabajadores continuarán labores desde casa, se enfrenta a retos tecnológicos, sociales y  económicos que, demuestran el desarrollo de sus políticas para soportar cambios abruptos, como los derivados de la pandemia”

Así lo indica la experta en teletrabajo, Bárbara Quiroga, quien además se desempeña como gerente general Libesty Gestion Humana, y señala que el traslado de gran parte de la fuerza laboral a desempeñarse desde casa, trajo consigo nuevas presiones, retos y  temores para empresas y empleados. 

Iniciando con el más importante recurso que hoy requiere el país para solventar el trabajo a distancia, la conectividad que, según Quiroga, está a cargo de las empresas de telecomunicaciones y ha resultado incipiente; en segundo lugar, las herramientas de trabajo como computadores, adaptadores, impresoras, programas de teleconferencia entre otros, pasados cuatro meses de abandono de oficinas en el país, muestra que el  50% de la población que labora no tiene con qué trabajar adecuadamente. 

Y agrega que lo anterior ha generado presiones y temores en los empleados a perder su trabajo por no tener conectividad o herramientas suficientes y frustración porque entre el 70% y 80%, no dominan plataformas virtuales para reuniones, realización de presentaciones y envío de documentación, pues no fueron capacitados por sus empleadores.  

Bárbara Quiroga, experta en teletrabajo y gerente de Libesty Gestión Humana. Foto: cortesía.

“El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, desde el año 2019 tenía como meta, capacitar 3 mil empresas del país en trasformación digital. No sé si lograron cumplir o no el propósito, pero la cifra es mínima en comparación con el grueso laboral del país, que necesita aprender a desenvolverse virtualmente, sobre todo, porque la modalidad no es nueva pero su uso se aceleró con la llegada del Covid-19”, cuenta Quiroga. 

Para saber la diferencia que hoy plantea el Gobierno Nacional entre lo que denominó ‘trabajo en casa’ bajo la Circular 041 de 2020 y ‘teletrabajo’, es imperativo conocer su significado. Este último por definición de la Organización Internacional de Trabajo “(…) se realiza en una ubicación alejada de una oficina central o instalaciones de producción, separando al trabajador del contacto personal con colegas de trabajo que estén en esa misma oficina y utilizando nuevas tecnologías de la información que hacen posible esta separación, facilitando la comunicación”.     

No dista entonces o se aproxima al denominado ‘trabajo en casa’, pero la gran diferencia radica en que, el primero está regulado en el país y exige al empleador proporcionar los sistemas de interacción, herramientas de conexión y comunicaciones ajustadas a una labor que no exige presencia del trabajar en la empresa. 

En el segundo, según el Ministerio del Trabajo, el sistema presencial se ha modificado y busca adaptarse a una emergencia que exige el aislamiento del empleado de la empresa y que opera al momento,  sin regulación, pero añade la experta Quiroga,  “(…) a través de sistemas de conectividad poco eficientes y con gran parte del personal sin capacitación alguna para el manejo de herramientas virtuales de comunicación y trabajo en casa, lo que sin lugar a dudas afecta el desempeño laboral y genera nuevas presiones en el trabajador”.

Esa ópera prima que iniciaron trabajadores y empleadores en la virtualidad ha generado beneficios para las empresas que,  a la postre,  se convirtieron en denuncias laborales por  abuso y excesos en las jornadas de trabajo. Se estarían superando horarios concertados en los contratos y los jefes no discriminan tiempos de atención, impidiendo una organización entre horarios laborales y obligaciones en el hogar. 

Reflexiona entonces Carlos Andrés Álvarez, asesor en comunicaciones y gerente de Brainstorm ASM, sobre la importancia de la presencialidad  y explica: “antes el trabajador cumplía un horario de 8 a 5 de la tarde, pero seamos sinceros, llegaba a  las 8, entre el café y la charla con los compañeros, poniéndose al día sobre qué hicieron el fin de semana, se empezaba a trabajar entre 9 y 10 de la mañana y esa distención que tenían presencialmente y desde la casa no se tiene ahora, hace del trabajo en casa una jornada aún más pesada”.     

Carlos Andrés Álvarez, asesor en comunicaciones y gerente de BrainstormASM. Foto: cortesía.

El Gobierno Nacional está ad portas de radicar el proyecto de Ley de trabajo en casa, que busca hacer claridad en derechos y deberes de ambas partes frente a una labor que no puede tratarse como teletrabajo y que debe mantener las reglas del juego tal y como lo establecen los contratos laborales de los trabajadores, explica Ángel Custodio Cabrera, jefe de la cartera de trabajo en Colombia.   

“Las condiciones del contrato de trabajo no varían; los horarios de servicio deberán mantenerse como si estuviese en la empresa; se debe conciliar la vida personal con la laboral y reducir  la interferencia de la una con la otra. El trabajador gozará de la potestad de abstenerse a desarrollar actividades diferentes al objeto de su contrato y el empleador no podrá abusar ni de tiempos ni de cargas laborales; los elementos de trabajo deben ser coordinados, no serán impuestos por ninguna de las partes”, expone.

¿Trabajo en casa contempla a toda la población?

Las personas con discapacidad en Colombia, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), llegan al 1.784.372 lo que representa el 4,07% de la población del país que, pese a ser una minoría, requiere  un trato diferencial y herramientas de trabajo en casa que evite su exclusión de la vida laboral en medio de la pandemia. 

Cuenta Carlos Parra, director del Instituto Nacional para Ciegos (Inci), que son varias las situaciones a las que se han visto abocados y por las cuales esperan que el nuevo proyecto de trabajo en casa del Gobierno Nacional los tenga en cuenta:  

“El confinamiento nos ha llevado a recurrir a las plataformas virtuales, banca virtual, cursos online y la mayoría de herramientas virtuales no son accesibles para ciegos”, señala.

El Estado proporciona de forma gratuita un programa de lectura para esta población al cual no todos pueden acceder, si no tienen la herramienta base para hacerlo: “Muchos no cuentan con los equipos adecuados para trabajar de manera remota y si antes se buscaba la inclusión con trabajos presenciales, pues ahora y sin esos requerimientos, están doblemente aislados”, advierte Parra.

Foto: Archivo / Pixabay.

No dista su aseveración de la realizada por el Dane al asegurar además que la falta de conectividad en esta población es alta, pues actualmente el 65,40% de las personas con discapacidad (1.166.984) no cuentan con servicio de internet en su casa, lo que limita su acceso a trabajos remotos. 

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud OMS, en su informe 2020 titulado ‘Consideraciones relativas a la discapacidad durante el brote de Covid-19’, señala que, esta población podría verse afectada de forma desproporcionada debido a las alteraciones de las redes de apoyo y sugiere que “es de vital  importancia que se les garantice el acceso a internet porque les permite, trabajar, estudiar, recibir atención en salud general  y rehabilitación,  y apoyo psicosocial por videoconferencia”, pero según Carlos, al parecer, esto no se ha aplicado para todo el segmento de la población.    

Sin embargo y pese a las limitaciones que tiene este grupo, el director del Inci enfatiza que el confinamiento es la oportunidad para que las empresas tengan en cuenta a población con discapacidad y se evalúe su efectividad desde el trabajo en casa, donde podrán ser de gran utilidad para las empresas.

Es así como el teletrabajo y trabajo en Casa traen beneficios y nuevos retos para las empresas, que necesitan mantener al empleado conectado con su estrategia de gestión, aunque sea a distancia. Para los empleados es la oportunidad de adaptarse a un modelo laboral que llegó para quedarse, aseguran los expertos en teletrabajo eso sí, bajo la premisa que “desde la virtualidad también se pueden generar espacios de esparcimiento para que los empleados no se saturen”, indica Carlos Álvarez.

Escuche aquí el informe radial completo de esta investigación sobre el panorama del trabajo en casa en Colombia: