Pasar al contenido principal
CERRAR

'Letras flotantes', la pequeña biblioteca comunitaria en Toluviejo, Sucre

En un pueblo de 800 habitantes aproximadamente, una mujer dirige una biblioteca con el único objetivo de aportar al desarrollo de su comunidad.
Bibliotecas rurales en Colombia | 'Letras flotantes' en Toluviejo, Sucre
Educación
Foto: Fanpage Facebook Biblioteca Letras Flotantes.
Edgardo Ochoa

“Al poco rato, Don Quijote salió del mesón como un caballero, hecho y derecho”, recita Daniel, un niño de siete años mientras disfruta de la sombra de un inmenso árbol de mango, ubicado en el patio de la casa de Rosiris Lara Zabaleta o ‘La muchacha de los libros’, como le dicen en el corregimiento ‘El Cañito’, un pueblo de Toluviejo en el departamento de Sucre.

En esa comunidad habitan campesinos afros, indígenas, mestizos y blancos, dueños de una amabilidad única que trabajan en su gran mayoría, en tierras arrendadas. ‘El Cañito’ es un pueblo donde las actividades lúdicas, se limitan a ir a los cuerpos de agua a pescar o sentarse en alguna esquina a conversar con un tinto en la mano, y el canto de los pájaros de fondo.

Rosiris es una mujer joven, orgullosa de su tierra y de lo que es. Es intrépida, esa actitud, su voluntad y el deseo de ayudar a su corregimiento, la llevaron a gestionar la creación de la biblioteca Letras Flotantes para sus coterráneos.

“Me informaron de las convocatorias que tenía el Ministerio de Educación, me postulé y gracias a Dios salí favorecida. Este es un trabajo comunitario que hago con niños, jóvenes, adultos y adultos mayores”, explica Rosiris mientras acomoda varios tomos de una enciclopedia.

Biblioteca en Toluviejo, Sucre
Foto: cortesía.

En la actualidad, Rosiris maneja un grupo de unos 15 niños que diariamente llegan a su casa a buscar historias que leer. Valentina es una de ellas, “A mí me gusta leer, porque me permite imaginar lo que voy leyendo, invierto mi tiempo libre en algo productivo y también me gusta ir a la biblioteca, porque hay muchos libros interesantes”, comenta la niña dueña de unos grandes ojos azules.

La casa de Rosiris quizás es la más popular del corregimiento, en ella convive con su esposo, dos hijos y los libros que tiene ubicados en un rincón de la sala. El patio es especial porque en él no solo se lee, “También hago actividades, bailes tradicionales, cine al patio, lectura bajo el árbol, esas clases de actividades son las que más le gustan a los niños”, relata la mujer de tez morena.

A 'la muchacha de los libros' se ilumina el rostro cuando habla de su labor altruista, sí, porque no recibe bonificación por labor. “Lo más bonito de mi labor, es ver feliz a los niños cuando por primera vez conocieron un vídeo beam, cuando abren los libros, cuando pintan; Es muy bonito ver cómo ellos sacan todo el potencial artístico que lleven dentro”, puntualiza la joven mujer toluviejana.

Ella asegura que, mientras pueda, seguirá realizando esta actividad, porque está convencida que de alguna manera u otra aporta al desarrollo de un pueblo que carece de muchas cosas básicas, pero que gracias a Rosiris Lara Zabaleta, seguramente El Cañito’ tendrá una generación con otra visión de mundo, teniendo como base los libros que leen bajo el palo de mango de la casa más popular del pueblo.

Artículos Player

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos
Señal