Pasar al contenido principal
CERRAR

El turismo y la cultura del Meta se unen en los ‘Distritos Creativos’

Los Distritos Creativos y Culturales nacen con la idea de unir al turismo y la cultura del Meta en un solo circuito para propios y visitantes disfruten la majestuosidad de esas tierras.
Carlos Hernández.

Como una estrategia para fortalecer el turismo en el departamento del Meta a través del desarrollo cultural, nacen los Distritos Creativos y Culturales, una iniciativa que conecta al turismo con la cultura y que permite una gran oferta de actividades para jalonar el turismo interno y ampliar la llegada de turistas de diferentes regiones del país y del mundo a diferentes municipios, en los cuales se adelantan actividades que vinculan a gestores, artistas, sabedores y una serie de actores del sector de la cultura del departamento.

Para lograr una interacción entre los territorios, se ha establecido un “circuito” que permite a los turistas disfrutar de una gran variedad de productos y actividades propias de cada uno de los cuatro territorios que conforman los Distritos Creativos y Culturales, generando así una experiencia gastronómica, cultural y turística, todo dentro del mismo recorrido.

Piedemonte llanero

Este recorrido inicia en el municipio de Restrepo, ubicado en la ruta del Piedemonte Llanero y a tan solo 10 minutos de Villavicencio, les permite a los turistas entender por qué este municipio es conocido como ‘la capital salinera’, ya que dentro de este, se encuentran los salinos yacimientos del Upín, los cuales durante varias décadas fue la principal fuente de ingresos para sus habitantes.

Gabriel Buitrago, extrabajador de la empresa Sales del Upín y portador de la tradición, explicó que estos circuitos son la oportunidad de mantener viva la historia del municipio y de su principal fuente de ingresos durante la década de los 60.

“La extracción de sal de este río se remonta a las comunidades indígenas que habitaban estas tierras antes de su colonización. Es un legado que no debe desaparecer y una historia que debe perpetuarse en la mente y el corazón de muchas generaciones”, indicó.

Este distrito cuenta con la plaza principal Rafael Reyes, epicentro de diversas actividades agrícolas que se desarrollan en diferentes épocas del año, además de ser punto de encuentro para los amantes del turismo religioso, pues a escasos metros de este se encuentra el Santuario de la Inmaculada Concepción, un templo con arquitectura colonial preservada patrimonialmente.

Restrepo también se destaca por la gastronomía, en donde el pan de arroz (el cual fue declarado patrimonio inmaterial del departamento) es uno de los más apetecidos por quienes visitan esta hermosa tierra. Este amasijo, preparado a base de arroz y cuajada, hoy en día se comercializa a nivel nacional y ya está siendo exportado a Europa y Estados Unidos.


Te puede interesar: Delfines, ceibas y paisajes: así se vive el ecoturismo en Leguízamo, Putumayo

San Martín de los Llanos

El segundo municipio de este circuito es San Martín de los Llanos, el cual se encuentra sobre la Ruta del Embrujo Llanero. Este municipio con 435 años de historia y tradición tiene dos destinos imperdibles para quienes gustan hacer turismo patrimonial: el Mirador Turístico y Las Cuadrillas.

El primero, fue en su momento el tanque principal de almacenamiento del servicio de acueducto de este municipio. Hoy gracias a que los gestores culturales desarrollaron la propuesta de convertirlo en un punto en el cual los turistas ascienden a más de 35 metros de altura, permite divisar el hermoso paisaje del pueblo sanmartinero. En este espacio convergen creaciones artesanales hechas por hombres y mujeres dedicados a las manualidades representativas de su cultura.

José Abel Carrillo, conocido como ‘la cotiza de oro’, es uno de los gestores culturales de San Martín y recalca que es indispensable que la cultura y el turismo vayan de la mano, pues es la oportunidad para que cientos de artistas, gestores y portadores de tradiciones reciban un reconocimiento en vida y que su conocimiento y destreza se transmitan a través de los años.

“San Martín es un municipio lleno de tradición, cultura, música y variada gastronomía, pero además conserva el ADN del conocimiento ancestral, de los mitos, de las leyendas, pero sobre todo el arraigo por nuestro folclor”, explicó Carrillo.

Foto

Las legendarias cuadrillas de San Martín, un ballet ecuestre que representa la lucha de los moros, los españoles, los guajibos y los cachaceros por defender su territorio, fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación desde el año 2011 y es considerado como uno de los eventos más importantes de la tradición de los Llanos Orientales.

Como una iniciativa para conservar la memoria histórica del municipio, se encuentra a pocas semanas de su inauguración, el Museo de San Martín de los Llanos, un espacio que recopila la historia de las cuadrillas, el Festival Folclórico y Turístico del Llano que se desarrolla cada año en el mes de noviembre y que sirve de preámbulo a la realización de las cuadrillas.

San Martín de los Llanos es por excelencia una tierra arrocera, de allí que uno de sus postres más tradicionales sea la torta gacho, la cual, acompañada de un buen vaso de masato de arroz, será uno de los manjares de los que disfrutarán los turistas. Por otro lado, la carne a la perra es otro de los platos exóticos que quienes visitan esta legendaria tierra deben probar. La carne de res es adobada y envuelta en el cuero de la res y puesta a cocinar enterrada bajo el fuego principal.


Conoce aquí: Turismo extremo: una nueva alternativa de aventura en el Meta

La ‘capital del Ariari’

Continuando con este recorrido, a solo 19 kilómetros de San Martín, se encuentra la denominada ‘capital del Ariari’: el municipio de Granada, considerado también la despensa agrícola del Meta; aquí los turistas pueden disfrutar de dos rutas: Boquemonte y Ruta del Colono.

Este último recibe su nombre del monumento en honor a los hombres y mujeres que colonizaron estas tierras. Este monumento queda ubicado justo frente al Parque de la Paz, un símbolo de reconciliación y no repetición de la violencia que por décadas golpeó a sus habitantes.

En Granada, los visitantes podrán destacar su vocación cultural, la Casa de la Música es el espacio donde niños, jóvenes y adultos se preparan en la interpretación de los instrumentos que dan vida al joropo: arpa, cuatro y maracas.

Foto

Otro de los atractivos de esta tierra son las carrozas agrícolas, las cuales hacen parte, desde el 2019, de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial del Departamento.

César Augusto Vega es un artista plástico granadino, para él potenciar el turismo a través de las muestras culturales es un dinamizador de la economía para su pueblo. Es por esto que lidera procesos de formación en artes plásticas e integra el Consejo Municipal de Cultura, a través del cual se desarrollan proyectos que buscan impulsar los nuevos talentos y mantener vigente la memoria histórica de la capital del Ariari.

“Trabajamos articuladamente, unimos esfuerzos sin importar a qué sector pertenecemos, nuestra meta es la misma, sacar la cultura adelante y abrir nuevos espacios que generen mayores oportunidades en esta tierra por Dios bendecida”.


Lee aquí: Guainía, un tesoro natural y cultural que vale la pena descubrir

‘La capital de la abundancia’

Para finalizar este recorrido, llegamos al municipio de Lejanías, denominado por sus habitantes como ‘la capital de la abundancia’. Este municipio se encuentra ubicado en la Ruta de la Sierra de la Macarena, un municipio que sufrió en carne propia los rigores del conflicto armado.

Tierra de gente resiliente y emprendedora, se destaca por su vocación frutícola y durante los últimos 14 años ha venido desarrollando el desfile de carretillas frutícolas, un espectáculo que permite a los asistentes conocer los productos que esta próspera zona le entrega a quienes se dedican a la labranza.

Este desfile tiene dos categorías: la urbana, que tenía como temática los mitos y leyendas del Llano embrujador; y la rural, que agrupa aquellas que representan la vocación agrícola de su territorio productivo.

Foto

Hay que destacar la participación de los niños, quienes participan en la categoría carretilleritos, de 6 a 12 años, quienes con orgullo se convierten en portadores de la tradición campesina, siguiendo el ejemplo de sus padres y abuelos.

Para Juan Carlos Sánchez, agricultor y ahora participante en el concurso de carretillas frutícolas, esta experiencia surge como la posibilidad de reconocer la vocación agrícola de su municipio. De acuerdo con Sánchez, lo que inició por curiosidad, desde hace 12 años se convirtió en un verdadero compromiso con su tierra y los productos que allí se cultivan.

“Es muy bello ver como desde los niños en adelante se suman con compromiso a la elaboración de las carretillas, pero aún más gratificante es saber que vienen personas de otros departamentos e incluso de otros países para admirar la belleza de nuestras carretillas”, dijo emocionado.

Este municipio llama la atención por sus paisajes y atractivos como la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, cuya fachada es adornada con lajas de piedra de los ríos que custodian el centro poblado, convirtiéndola en otro sitio que debe ser visitado durante su recorrido.

Artículos Player

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos