Pasar al contenido principal
CERRAR

Colores del Manantial, la escuela del norte de Bucaramanga que nació como un proyecto de grado

La casa en donde funciona la escuela cada mañana se convierte en una casa del conocimiento.
Escuela Colores del Manantial, proyecto de grado |Universidad Autónoma de Bucaramanga
Educación
Foto Cortesía
Juan Jacobo Lozano

En una humilde casa del asentamiento humano 12 de Octubre, al norte de Bucaramanga, se forman los futuros ingenieros, médicos, periodistas, abogados, o escritores de la ciudad. Son niños que cada día llegan a recibir las clases que con amor les dicta Katherine Arévalo Flórez, una estudiante de 29 años, que cursa octavo semestre del programa de Licenciatura en Educación Infantil de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y quien decidió, como proyecto de grado, abrir una escuela llamada 'Colores del Manantial'.

“Es algo que ha nacido del corazón porque el salir todos los días de mi casa y encontrarme con muchos niños que desean estudiar es uno de los intereses y motivos que me dicen tienes que hacerlo”, dijo Katherine Arévalo.

La casa en donde funciona la escuela, los sábados y domingos, es un establecimiento comercial a donde llegan los habitantes del asentamiento humano a departir entre amigos; pero entre semana, cada mañana se convierte en una casa del conocimiento, una idea que Katherine echó a rodar desde que pisó la universidad gracias a una beca que le otorgó la alcaldía de Bucaramanga.

Colores del Manantial
Cortesía

“Llegué a séptimo semestre con la idea de hacer un gran proyecto de grado y de vida. Al comentarlo con mis compañeras y mi asesora de prácticas dijeron que sí y me dieron su apoyo”, agregó la estudiante de educación infantil.


Te puede interesar: 


Varios docentes de la Universidad Autónoma de Bucaramanga se han unido a este proyecto que ya cuenta con un propio currículum en el que se encuentran los temas que cada día se imparten a los niños del norte de la ciudad.

“Para que el proyecto se movilice y tenga una mayor cobertura se les explicó a las estudiantes de séptimo semestre cuáles eran las características y cómo era el desarrollo curricular de la escuela 'Colibríes del Saber'. Ellas decidieron incluir en sus prácticas pedagógicas una nueva propuesta para la escuela itinerante, y así surge 'Colores del Manantial'”, mencionó Liliana Bohórquez Agudelo, maestra líder del proyecto Colibríes del Saber y docente del programa de Licenciatura en Educación Infantil de la UNAB. 

'Colores del Manantial' se ha convertido en la segunda casa de 50 niños de primera infancia que serán el futuro de Bucaramanga.    

“Quiero que cada uno de estos niños se sienta con ganas de salir adelante, que las puertas se les abran como también le pasó a Katherine, que tengan la oportunidad de estudiar y en lo personal, quiero ser ese color en la vida de los niños”, afirmó Sara Valentina Quin Coronel, estudiante del programa de Licenciatura en Educación Infantil y quien también colabora con este proyecto.

Colores del Manantial
Cortesía

Los más felices son los pequeños, quienes cada mañana salen de sus casas con la ilusión de ir a aprender las lecciones que Katherine y sus compañeros de clase les imparten en cada actividad académica.  

“A mí me gusta mucho venir en las mañana a la escuela, la profe Katherine y sus amigos nos enseñan siempre cosas nuevas. Mientras nos divertimos con juegos y rondas, aprendemos a leer y a sumar”, dijo una de las niñas que asiste a la escuela.  

Para Katherine esta casa de madera, que se ha convertido en su segundo hogar, es el fiel reflejo de que cualquier escenario puede ser la clave para comenzar a cambiar la sociedad.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos